top of page

Por qué las abejas son esenciales para las personas y el planeta


Los mayores polinizadores


Las abejas son parte de la biodiversidad de la que todos dependemos para nuestra supervivencia.


Proporcionan alimentos de alta calidad —miel, jalea real y polen— y otros productos como cera de abeja, propóleo y veneno de abeja melífera.


Como señala el informe histórico de 2019 de la Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas (IPBES), "Los pasajes sagrados sobre las abejas en todas las principales religiones del mundo destacan su importancia para las sociedades humanas durante milenios".


La apicultura también proporciona una importante fuente de ingresos para muchos medios de vida rurales. Según IPBES, la abeja melífera occidental es el polinizador controlado más extendido a nivel mundial, y más de 80 millones de colmenas producen aproximadamente 1,6 millones de toneladas de miel al año.


Y los polinizadores contribuyen directamente a la seguridad alimentaria. Según los expertos en abejas de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), un tercio de la producción mundial de alimentos depende de las abejas.


Cuando los animales y los insectos recogen el polen de las flores y lo esparcen, permiten que las plantas, incluidos muchos cultivos alimentarios, se reproduzcan. Aves, roedores, monos e incluso personas polinizan, pero los polinizadores más comunes son los insectos, y entre ellos, las abejas.



Abejas en riesgo por pesticidas, contaminación del aire


Pero, lamentablemente, las abejas y otros polinizadores, como mariposas, murciélagos y colibríes, están cada vez más amenazados por las actividades humanas.


Las poblaciones de abejas han disminuido a nivel mundial en las últimas décadas debido a la pérdida de su hábitat, las prácticas agrícolas intensivas, los cambios en los patrones climáticos y el uso excesivo de agroquímicos como pesticidas. Esto, a su vez, representa una amenaza para una variedad de plantas críticas para el bienestar y los medios de subsistencia humanos.


También se cree que la contaminación del aire está afectando a las abejas. La investigación preliminar muestra que los contaminantes del aire interactúan con las moléculas de olor liberadas por las plantas que las abejas necesitan para localizar el alimento. Las señales mixtas interfieren con la capacidad de las abejas para alimentarse de manera eficiente, haciéndolas más lentas y menos efectivas en la polinización.


Si bien la gran mayoría de las especies de polinizadores son silvestres, incluidas más de 20 000 especies de abejas, la reproducción masiva y el transporte a gran escala de polinizadores pueden presentar riesgos para la transmisión de patógenos y parásitos. Según el informe de IPBES, una mejor regulación de su comercio puede disminuir el riesgo de daños no deseados.


Tomar medidas urgentes


Pero hay señales positivas.


En mayo de 2018, la Unión Europea confirmó una prohibición parcial de tres insecticidas conocidos como neonicotinoides para mitigar la amenaza letal que representan para las abejas y su efecto de goteo sobre la polinización en general.


Este agosto, cuando los líderes mundiales se reúnan en Kunming, China, en la Conferencia de Biodiversidad de las Naciones Unidas (COP 15), se espera que finalicen el marco de biodiversidad posterior a 2020, que exige, entre otras cosas, la reducción de pesticidas en al menos dos tercios para 2030.


“Aumentar la diversidad de cultivos y granjas regionales, así como la conservación, gestión o restauración de hábitats específicos, es una forma de combatir el cambio climático y promover la biodiversidad”, dice Marieta Sakalian, especialista en biodiversidad del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP). “Los gobiernos deben tomar la iniciativa”.


Precisamente para alentar a los gobiernos, las organizaciones, la sociedad civil y los ciudadanos preocupados a proteger a los polinizadores y sus hábitats, la ONU ha declarado el 20 de mayo Día Mundial de las Abejas.


El Día Mundial de la Abeja crea conciencia sobre el papel esencial que desempeñan las abejas y otros polinizadores para mantener saludables a las personas y al planeta. La fecha coincide con el cumpleaños de Anton Janša, quien en el siglo XVIII fue pionero en las técnicas modernas de apicultura en su Eslovenia natal y elogió a las abejas por su capacidad para trabajar tan duro y necesitar tan poca atención.


Para obtener más información, comuníquese con Marieta Sakalian, Oficial Superior de Gestión de Programas y Coordinadora de Ecosistemas Saludables y Productivos del UNEP.


Este Día Mundial de las Abejas, únete a la conversación sobre el #DíaMundialDeLasAbejas y haz tu parte para #SavetheBees


Aquí hay algunas acciones que puedes tomar para ayudar a preservar las abejas y otros polinizadores:


  • Planta flores que produzcan néctar, como caléndulas o girasoles, con fines decorativos en balcones, terrazas y jardines.

  • Compra miel y otros productos de colmena de tu apicultor local más cercano.

  • Concientiza a los niños y adolescentes sobre la importancia de las abejas y expresa tu apoyo a los apicultores.

  • Monta una granja de polinizadores en tu balcón, terraza o jardín.

  • Preserva los prados antiguos, que cuentan con una variedad más diversa de flores, y siembra plantas productoras de néctar

  • Corta el césped en los prados solo después de que las plantas que producen néctar hayan terminado de florecer.

  • Usa pesticidas que no dañen a las abejas y rocíalos cuando no haya viento, ya sea temprano en la mañana o tarde en la noche, cuando las abejas se retiran de las flores.



Miel vírgen México

15 visualizaciones0 comentarios

コメント


bottom of page