top of page

Batalla por la libertad

¡Qué agotador puede ser usar una máscara donde quiera que vayamos! Sobre todo cuando pensamos que no estamos desempeñando nuestro papel de la mejor manera en la obra de teatro de la vida.



Tener naturaleza humana significa que tenemos un aspecto emocional de nosotros mismos que nos vincula más a nuestro lado animal y de supervivencia, y un lado más evolucionado en el que usamos la razón. Por eso es que nos volvemos grandes actores sociales porque lo más importante en este juego es sobrevivir de la mejor manera posible (según el ego).



¡Para tener una sociedad funcional, necesitamos constantemente encontrar un equilibrio entre estas dos fuerzas y coexistir con los demás seres humanos, sobrevivir y ser felices al mismo tiempo!



¡No es fácil! Por lo tanto, la mayoría de nosotros no estamos viviendo una vida vibrante y genuina a pesar de que ese es el derecho de todos los seres vivos.


La vida es un escenario en el que jugamos diferentes roles, adaptamos nuestra forma de desenvolvernos y comunicarnos según el contexto en el que nos encontremos, buscando crear las condiciones más favorables para vivir en armonía.



Todos estamos haciendo lo mejor que podemos, con los recursos, talentos y potencial que cada uno posee. Y está en nuestra naturaleza compararnos con los demás mientras buscamos su aceptación.



Pero muchas veces la complejidad del juego nos ha llevado a perdernos en la frustración por cómo nos afecta el comportamiento de los demás, o la forma en que tratan de limitarnos y sumado a nuestros propios miedos, nos lleva a jugar el juego a un nivel nivel demasiado básico.


Para ganar en la batalla de la vida, necesitamos estrategia, necesitamos crear nuestro tablero de visión o tablero de batalla como me gusta llamarlo.



En las empresas más importantes del mundo, suelen tener una sala con un gran muro donde exponen la estrategia y la visión de la empresa, lo llaman "The Battle Board". Todos los empleados líderes saben que el liderazgo es un juego de alineación.



Todos los esfuerzos de la empresa tienen que estar alineados a esa visión y estrategia, y por eso también se necesita un tablero de visión. Para que tus acciones diarias estén siempre optimizadas y encaminadas para que tu agenda avance y crezca.



Llénalo con imágenes que te mantengan enfocado visualmente en lo que quieres ver materializado. Agrega frases, elementos y conceptos que evoquen esa motivación e inspiración del impacto que puedes generar.



Puedes usar la herramienta canva.com o también los tableros de miro.com son bastante dinámicos y elaborados. Imprímelo en grande y llena una pared entera con tu visión para mantenerte concentrado.



Haz una búsqueda en Google de "tableros de visión", pero al final agrega las cosas que resuenan contigo.



Puedes usar un formato de calendario como lo hago yo, o simplemente llenarlo de imágenes que te hagan pensar en las cosas que quieres ver materializadas.


7 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page